“Como el avance del Internet y productos tecnológicos ha cambiado la manera de consumir audiovisuales”

Introducción
Internet está siendo, y lo será, cada vez más un medio desde el que se ofrece contenidos y servicios audiovisuales. Aunque para ello, y todos lo sabemos, las condiciones tecnológicas deben ir avanzando para que su uso sea cada vez más satisfactorio. No es necesario recordar el descontento que produce el consumo de este tipo de contenidos entre los usuarios que acceden a la red con conexiones de banda estrecha. No cabe la menor duda que las condiciones mínimas para un disfrute, cuanto menos aceptable, de este tipo de contenidos pasa por el hecho de que el usuario acceda a la red mediante la tecnología ADSL. Este tipo de acceso consideramos recogen los requerimientos mínimos a partir de los cuales podemos comenzar a hablar de conexiones de banda ancha (broadband).
Así pues, y partiendo de estas condiciones mínimas de conexión a la red, nos encontramos en situación de apuntar que el usuario puede disponer de una serie de servicios audiovisuales que cuanto menos harán mucho más atractivo su viaje por la misma. Por tanto, y como a continuación veremos, en los ejemplos que propongo, principalmente son dos las estrategias utilizadas para ofrecer contenidos audiovisuales a través de la red, a saber, vídeo bajo demanda y la emisión de audio y video desde escenarios web, entendido este servicio como “Webcasting”. Esta segunda alternativa a su vez se divide en dos posibilidades: la emisión en directo y la emisión en diferido. Cada una de estas formas de consumir audiovisuales presenta una serie de características que la hace diferente de la otra. Así, por ejemplo, el vídeo bajo demanda puede ser consumido por el usuario en cualquier momento mientras que la emisión en directo, como es obvio, únicamente mientras ésta se realiza. Por lo tanto, en este último caso el usuario debe estar sujeto, al igual que el espectador televisivo, a una programación estricta donde se establece el momento de emisión de cada programa, negándole a éste la capacidad de poder elegir el momento de consumo de la información. Asimismo, en este caso el usuario tampoco puede ni parar, ni rebobinar, ni avanzar, ni reanudar la reproducción, acciones típicas del reproductor de vídeo, que sí pueden ser realizadas desde el servicio de vídeo bajo demanda. Por supuesto tampoco puede interactuar con el servicio de forma directa.
Por otra parte, en los casos de vídeo bajo demanda y en los de emisión de acontecimientos en diferido, los ficheros de vídeo deben ser almacenados en un servidor de vídeo que a posteriori ofrezca la emisión de éstos cuando el usuario los solicite en el primer caso o cuando la programación lo establezca en el segundo. Por el contrario, cuando la emisión del evento es en directo la señal no se almacena en ningún servidor sino que se codifica y se emite
directamente desde la página web que ofrece el servicio sin que sea necesario su almacenamiento en un contenedor de información.
Así pues, y teniendo presente esta diferenciación, realizaremos un recorrido descriptivo, analizando ejemplos que a nuestro entender son representativos de los diferentes servicios audiovisuales que la red le propone al usuario de la misma en la actualidad.

La difusión de contenidos audiovisuales
Una de las tendencias más firmemente arraigadas es la presencia de contenidos audiovisuales procedentes de otros entornos mediáticos para los que Internet está comenzando a funcionar como un sistema alternativo de emisión. De modo que, actualmente, nos encontramos con una gran cantidad de productos que han sido realizados no pensando en las capacidades intrínsecas de la red, sino en otros canales de difusión como la televisión o el cine y que al entrar en contacto con el medio se ven obligados a adaptarse en forma y contenido a los imperativos on line. Se trata de contenidos que aunque proceden de otros entornos de producción y difusión están evolucionando para acomodarse a la lógica mediática de Internet.
La industria del entretenimiento está empezando a vislumbrar que la red no es solo un nuevo canal de distribución donde llevar sus reservas de contenido hacia otros mercados, sabe que la propia dinámica vitalista del medio no permite posturas conservadoras y que para ser competitiva deberá conocer qué es lo que el internauta demanda en un entorno on line cuando accede a contenidos audiovisuales con el fin de poder diseñar productos a medida que sean capaces de causar un fuerte impacto entre la audiencia.
La evolución futura de Internet como medio de comunicación y entretenimiento pasa por el conocimiento y fidelidad de la audiencia actual y por el análisis de su comportamiento y necesidades.
En este sentido, la industria del entretenimiento tendrá que crear y desarrollar en Internet productos destinados a todos los diversos segmentos de la población para mantener y asegurarse su fidelidad en el futuro. De modo que los contenidos audiovisuales deberán desarrollar estrategias acordes con el perfil de las nuevas audiencias, por una parte jóvenes entrenados en la interacción, formados en la cultura del ordenador, y por otra mayores que buscarán en la Red además de información, entretenimiento, así como todo tipo de colectivos significativos o no que puedan interactuar en la red.

Emisión de Eventos en Vivo
Siguiendo con los servicios que ofrece la red basados en aplicaciones audiovisuales, nos gustaría adentrarnos inicialmente en las posibilidades que permite la red como medio desde el que se emiten eventos en vivo, como por ejemplo, una conferencia, una demostración de un producto, un acontecimiento deportivo o un concierto de música.
Hablando de conciertos de música, podemos decir que el concierto con mayor seguimiento que se ha retransmitido a través de la red fue el que ofreció Madonna. La cantante es una de los exponentes más tempranos de uso de la red para promoción de sus diversos productos, no solo musicales mediante todo tipo de formatos, videoclips, retrasmisiones en directo etc…
Otro de los ejemplos de retrasmisión en directo vía web que más se consume actualmente por la juventud son las conexiones 24 de programas “reality show”. Como hemos podido ver en este ejemplo las cámaras pueden ser nuestros ojos en innumerables sitios, satisfaciendo nuestra curiosidad y nuestra necesidad de ser un vouyer consumado.
Las conocidas WebCam no sólo acercan al usuario a miles de sitios alejados geográficamente, sino que además hacen posible que no sólo instituciones puedan mostrar aquello que les interese sino que cualquier persona tenga a su alcance el poder de exhibirse o mostrar cualquier aspecto de su vida personal a todo internauta que esté dispuesto a consumirlo.
Relacionado con este sistema las muy de moda redes sociales utilizan gran parte de sus espacios compartidos para la inserción de este tipo de servicios audiovisuales para los particulares que se relacionan en dichas comunidades, Facebook etc…
En cuanto a modelo de difusión, que requeriría mucho más espacio de análisis que este somero artículo, debemos plantearnos el fenómeno Yotube, actualmente espacio por antonomasia de distribución de contenidos audiovisuales en la red. Visto desde el punto de vista de la distribución es una herramienta perfecta dado que permite esa interacción del usuario tal como comentábamos anteriormente, siendo el mismo el protagonista de la acción, emisor, evaluador, receptor etc. Pero si nos centramos en esta plataforma como herramienta para la creación de nuevas formas de producción audiovisual podemos ver que ciertamente no ofrece nada nuevo que no se ofrezca en el entorno analógico, su punto fuerte es su capacidad de difundir desde la colectividad pero no ofrece herramientas para la creación colectiva. Desde el punto de vista del emisor simplemente se trata de un sistema para difundir sus productos audiovisuales de una forma más democrática, dado que puede acceder a un posible público que desde formatos analógicos sería imposible acceder. Sin restar importancia al sistema podemos asegurar que este se trata de un primer y muy importante paso hacia las nuevas formas de expresión audiovisual en la red , pero aún es necesario un análisis mayor para ofrecer herramientas que permitan una mayor interacción colaborativa en el aspecto audiovisual.

Emisión de programas televisivos desde la Red
Casi todas las cadenas a nivel internacional tienen ya sus productos televisivos en la red tanto en formato encapsulado ,como veremos en el siguiente epígrafe , sobre todo de las series para adolescentes que son de gran consumo como de programas de tipo más informativo. Es importante observar que sobre este contenido se está desarrollando gran número de productos que se hacen mucho más interesantes para la red. En el microsite dedicado a las noticias de la cadena podemos obtener diversos formatos de productos audiovisuales para el usuario. Desde la retransmisión en directo de los informativos, hasta los resumenes de 1 minuto que son actualizados varias veces al dia.
Así mismo podemos obtener mayor información de noticias aparecidas en la televisión y ampliadas en web. Así pues, los “webespectadores” pueden no sólo ver en directo las Noticias a las 5:00 pm con Maria Celeste desde su aparato de televisión, “sino también desde su ordenador conectado a la red..

El servicio de Vídeo bajo Demanda
Como sabemos la red sigue una estrategia cliente/servidor donde el usuario solicita la información a un servidor que se la ofrece cuando éste se la requiere, esta filosofía se refleja perfectamente en el servicio de vídeo bajo demanda (VoD). En este caso los contenidos que se almacenan en el servidor son ficheros de vídeo que cuando son reclamados por el usuario desde su navegador a un servidor de vídeo, éste se encarga de realizar la emisión de la información audiovisual distribuyéndola vía streaming. Por lo tanto, el usuario es el que tiene la libertad de elegir de entre un listado de alternativas, relacionadas a través de un menú, que contenido quiere consumir, cuando y el número de ocasiones que lo quiere hacer. Este servicio se conoce con el nombre de video bajo demanda (VoD, Video on Demand).
Como vimos en la introducción, ésta es la principal características que diferencia el servicio de vídeo bajo demanda de la emisión en vivo. Así pues, el internauta se ve liberado de la rigidez de la parrilla televisiva donde el momento de emisión de los contenidos es dictado por los que establecen la programación siguiendo criterios de audiencias de masas. Además, otra de las ventajas de este servicio en comparación a la típica programación televisiva es el hecho de que el contenido audiovisual se puede consumir como si estuviéramos manejando un reproductor de vídeo. Así, por ejemplo, podremos rebobinar y oír tantas veces como queramos ese comentario que nos ha hecho reír o la escena que ha conseguido emocionarnos.
El género audiovisual cuya distribución encaja perfectamente bajo el paraguas de la filosofía del vídeo bajo demanda es, sin duda alguna, el cinematográfico. Así la red, cuando las condiciones tecnológicas lo permitan, se convertirá en un inmenso videoclub accesible desde el hogar las 24 horas del día. No cabe la menor duda que el disfrute de este tipo de contenidos a través de la red precisa de conexiones de banda ancha, como bien define el término anglosajón que describe este tipo de servicio: broadband internet distribution.
Este servicio de alquiler de películas está pensado para que la red sea un vehículo de distribución de contenidos más que un medio de consumo de los mismos. Es decir, una vez que la película ha sido descargada en el disco duro seguramente el usuario prefiera verla sentado en el sofá y delante de la pantalla del televisor y no incómodamente frente a la pantalla del ordenador.
Independientemente desde el lugar donde se consuma la película, el ordenador o televisor, podemos afirmar que la red en la medida que se generalice el acceso de banda ancha y los algoritmos consigan mejores ratios de compresión se convertirá en un eslabón más de distribución de películas en el hogar.
Otro ejemplo de plataforma que también ofrece el servicio del consumo de películas es CinemaNow. Pero a diferencia de la propuesta que presenta Sony, el proyecto que representa CinemaNow ofrece una vía alternativa para consumir películas desde la red. Este sitio ofrece una sección desde donde se puede visualizar las películas vía streaming. En este caso únicamente tendremos que hacer es suscribirnos, seleccionar la velocidad de conexión y pagar por tener a nuestra disposición 48 horas la película. Todo ello mediante el sistema de pago por visión (pay per view). Esta plataforma fue lanzada inicialmente por Trimark Picture pero en estos momentos pertenece mayoritariamente a Lions Gate Entertainment, siendo Microsoft Corp accionistas minoritarios. CinemaNow ha sido considerado líder en la distribución de películas vía Internet por “Ebert and Roeper at the Movies”, realizándose aproximadamente 2 millones de sesiones de streaming al mes, solicitadas por unos 500.000 usuarios.
Para finalizar nuestro recorrido, nos gustaría citar otro de los sitios web que ofrecen el acceso a películas, se trata de MovieFlix. En este caso la única vía que tiene el usuario de disfrutar de sus contenidos es mediante streaming. No presenta como los casos anteriores una sección desde la que se pueda descargar las películas. Esta plataforma pertenece a Hollywood, CA, nace en 1998 y cuenta en su colección actualmente con más de 12.000 títulos.

La relación entre el audiovisual y el entretenimiento en la red
No se nos escapa el hecho de que el número y diversidad de espacios en la red aumenta exponencialmente día tras día. Asimismo, el uso que de ella hacemos es cada vez mayor, navegando por la web podemos solucionar mil y un asunto, conocer la filosofía y misión de una empresa, cuáles son sus servicios y objetivos, podemos, igualmente, solicitar información acerca de sus productos y en cada vez más podemos, incluso, solicitar sus servicios vía web. Si nuestro interés es estar informados y conocer los últimos acontecimientos que suceden en el mundo acudimos sin vacilación a la web, las transacciones bancarias pueden ser realizadas desde el ordenador, la gestión con la administración cada vez con mayor frecuencia puede ser llevada a cabo desde la red; las compras en tiendas virtuales cada vez son más habituales.
Como vemos los motivos por los cuales usamos la red son cada vez más amplios, los campos de aplicación son variados y los usos diversos, utilizamos la red como herramienta de trabajo, buscamos información, la formación a distancia es ya una realidad y, como no, podemos entretenernos y disfrutar de nuestro tiempo de ocio conectándonos a la red. Según datos de

Conclusiones
Programas televisivos, retransmisión de eventos en directo o en diferido, las webcams al servicio del exhibicionismo y del vouyerismo colectivo, y el vídeo bajo demanda, son entre otras una representación de las posibilidades audiovisuales que la red está poniendo al servicio de sus usuarios. Así pues, los ejemplos que hemos analizado han sido fiel reflejo de una variedad de servicios audiovisuales que pueden ser disfrutados desde la red. No obstante queremos destacar que aun no ha llegado el momento del audiovisual en la red, no es por una cuestión tecnológica simplemente sino más bien por una falta de innovación en los formatos que deben ser reinventados para este entorno y que deben ser explorados desde la actual industria del audiovisual.
Finalmente destacaremos tres puntos que nos parecen significativos sobre la situación actual del audiovisual en la red analizados en este artículo.
•El desarrollo de la web 2.0 está provocando de forma indirecta una avalancha de contenidos audiovisuales, la capacidad de crear comunidades da pie al uso extensivo de los formatos audiovisuales.
•Este escenario nos ha permitido realizar un recorrido por los diferentes contenidos que conforman el universo audiovisual de la red, lo que nos ha posibilitado ver cómo están evolucionando los géneros procedentes de otros entornos comunicativos para adaptarse a la lógica mediática de Internet
•Este cambio es el que realmente permitirá en un futuro explorar todas las capacidades de los contenidos audiovisuales, la creación de nuevos generos narrativos exclusivos para la red permitirá una evolución hacia otros productos y servicios sin explorar en la actualidad.

Referencias
http://www.wikipedia.com
http://www.launch.yahoo.com
http://www.moviefly.com
http://www.movies.com
http://www.cinemanow.com
http://www.movieflix.com

Bibliografía
Abuin, Anxo(2006). Escenarios del caos. Entre la hipertextualidad y la performance en la era electrónica. Valencia: Tirant lo blanch
Lyman, R. (2001). Hollywood prepara un servicio de alquiler de películas por Internet. Clarín.com. Citado el 07/11801. Accesible desde http://ar.clarin.com
Martinson, J. (2000). Hollywood sues website to stop copying of film. Guardian Unlimeted. Citado el 16/11/01. Accesible desde http://film.guardian.co.uk/cybercinema.
Sprenger, P. (2007). How has the Internet affected the film industry? Industry Standard.

Anuncios

Acerca de nvega

Diseñador Gráfico
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s